Tras haber repasado cuáles son los aspectos claves en cuanto a la logística de la iluminación hoy centramos en los aspectos esenciales a tener en cuenta cuando vamos a trabajar el packaging en la iluminación.

Para adentrarnos en este terreno hemos de tener primero en consideración cuál es la situación del mercado en estos momentos. Una gran parte de las bombillas se fabrica en el continente asiático y es desde allí donde los importadores de todo el mundo traen estos productos.

Hace unos 20 años, cuando empezaban a venderse en masa las bombillas de bajo consumo, aquellas que conseguían reducir en más de la mitad el consumo de luz, en Europa se blindó la importación desde Asia. La realidad es que se realizaba un antidumping cercano al 70%, una barrera para proteger la producción interna de una zona, en este caso europea. Sin embargo, las barreras arancelarias son cada vez menores y en el caso del led, no las ha habido en ningún momento.

Las tendencias de producción en este mercado de la iluminación se centran en dos segmentos fundamentalmente. Aquellas marcas que fabrican en el lugar de destino o aquellas que importan el producto a granel.

En el primer caso, el importador de antaño ha montado líneas de producción para poder montar Just in Time. Que a su vez va ligado a una estrategia de calidad mayor, ya que no puede competir con precio según la mano de obra especializada en cada país y lo hace con calidad.

En el caso de la importación a granel, donde el embalaje cobra suma importancia, se han realizado estudios de embalajes para optimizar el espacio y flexibilizar el flujo en el mayor sentido posible hacia el cliente, todavía en los casos en los que la demanda no alcanza grandes lotes.

La forma de operar es traer este producto de iluminación a granel en un packaging primario y mantener un único stock por tipo de bombilla, no como en tiempos pasados donde la gama de productos requería importar decenas de códigos de un mismo producto con los problemas de control y sobrestock que suponía para embalar más tarde, a demanda, del cliente.

Sin embargo, hoy en día los precios de venta ya no son los que eran y los márgenes tampoco. Este hecho, añadido a que las bombillas tienen un alto volumen, hace que el diseño del packaging sea un factor clave a la hora de ahorrar costes pero también para vender el producto,

Y, por tanto el diseño y la ingeniería de embalaje durante el desarrollo y el nacimiento del producto es esencial en todos los niveles –packaging unitario, innerbox y masterbox- para que sea lo más óptimo posible.

De esta forma, cuantas más bombillas podamos insertar en un palet tendremos unos menores costes logísticos en toda la cadena de suministro. Así, lograremos un menor transporte de aprovisionamiento, menor ocupación de almacén y un menor transporte de distribución hacia los clientes. En definitiva, el estudio del packaging adecuado, en este sector, resulta determinante en toda su cadena logística.

Desde Milestone Logistics te ofrecemos soluciones de embalaje, coordinando desde la compra al montaje y el suministro de una amplia gama de packaging. Gracias a esto necesitamos disponer de menos recursos, reduciendo la proabilidad de errores y consiguiendo un mayor ahorro en costes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies