El tipo de transporte viene determinado por la mercancía a transportar, este es uno de los aspectos más relevantes a la hora de seleccionar el medio más adecuado. Los alimentos perecederos nos obligan a utilizar una serie de contenedores refrigerados que nos aseguren que los productos llegaran en un estado de conservación óptimo para el consumo.

Por ese motivo, es imprescindible que estos contenedores nos permitan regular la temperatura hasta lograr las condiciones de transporte más adecuadas. Uno de los principales motivos es no romper la cadena de frío de los alimentos. Desde que la mercancía sale hasta que llega al consumidor final.

¿Qué opciones de transporte tenemos?

Los alimentos perecederos son aquellos conocidos también como “alimentos frescos” y son entre otros, productos como la carne, el pescado, la fruta o la verdura. Alimentos que tienen un proceso de descomposición más rápido. Cada uno de estos alimentos debe conservarse en unas condiciones diferentes, con una correcta ventilación y refrigeración. Estas son algunas de las opciones:

Transporte terrestre, mediante vehículos refrigerados, es decir, vehículos isotermos adaptados que cumplan la regulación establecida para este tipo de mercancías. Para el transporte de alimentos, en cortas o medias distancias, que requieren una temperatura regulada es habitual la selección de este tipo de transporte.

Transporte marítimo, a través de contenedores refrigerados. Uno de los más utilizados en el comercio internacional, además una de sus grandes ventajas es la capacidad de carga que tiene y el bajo coste que supone para el transporte de grandes mercancías.

Más allá de los medios de transporte disponibles es de suma importancia conocer las normas sobre el transporte de mercancía perecederas, y la legislación relativa a este. En el real decreto vigente 1202/05 se recogen las condiciones de conservación de las mercancías.

Por último, existe el ATP, el Acuerdo sobre Transportes internacionales de mercancías Perecederas y sobre vehículos especiales utilizados en este transporte. A nivel europeo recoge una serie de normativas técnico-sanitarias que establece cómo deben transportarse los alimentos perecederos, que requisitos deben cumplir los vehículos y los procedimientos de control necesarios.

Desde Milestone Logistics, el desarrollo de casos de éxito en sectores como el gran consumo, vinícola, alimentación, servicios logísticos, iluminación, textil farmacéutico e Industria nos avalan. Conocemos en profundidad cada sector para ofrecerle a nuestros clientes un servicio especializado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies