No solo el transporte del futuro, sino la integración de toda la cadena logística se ha de enfrentar, tarde o temprano, a las tres tendencias o puntos clave que están pivotando o abriendo brecha en el crecimiento logístico. De hecho, las compañías logísticas que están teniendo en cuenta todos estos aspectos ya están aportando un valor añadido a sus clientes que los hacen diferenciarse de la competencia.

1.-En primer lugar, existe un aspecto clave que no solo afecta a la cadena de suministro ni a la logística, se trata de una tendencia que está impregnando cualquier sector industrial y que los usuarios están teniendo muy en cuenta ya que priman a las compañías que hace gala de él. Se trata del respeto por el medio ambiente.

En el caso del sector logístico, mucho más a tener en cuenta, ya que se puede colaborar en él desde diversos flancos. Por una parte, trabajando en la consecución de vehículos más eficientes y que contaminen menos. Por ejemplo, vehículos híbridos o eléctricos. Y gestionando de un modo eficiente la última milla. Es aquí donde se produce una congestión en el tráfico. Según un estudio de la DGT, las zonas urbanas desde las 8 a las 12 de la mañana son los lugares y los horarios donde se produce una mayor congestión del tráfico.

Ante esta necesidad surgen posibilidades como la distribución de paquetes vía drones, de las que algunas empresas ya están realizando pruebas pilotos e implementando para sus clientes y usuarios.

Pero, la cadena logística abarca un entorno mucho más amplio por lo que también se puede trabajar en otras soluciones logísticas para luchar contra la reducción de la huella de carbono. En este sentido, podemos hablar de envases que provengan de materiales naturales y que además puedan ser reutilizables o biodegradables y que respeten, por tanto, el medio ambiente. O embalajes como palés reciclables o reutilizables.

2.- Como segunda apuesta o tendencia de la logística, encontramos que es esencial la capacidad de mejora de la gestión de imprevistos para ganar competitividad y dar respuesta, de este modo, a las necesidades logísticas de los clientes. En este sentido, el acceso a una información clara y constante es una de las piezas angulares de esta labor.

Así, Milestone Logistics ya ha integrado, dentro de su página web y de la gestión de su compañía, un sistema ERP por el que los clientes tienen un acceso constante, y en tiempo real, a todos los pasos que su mercancía está dando mediante sistemas de geolocalización. Además, esta plataforma está interconectada con las principales navieras, puertos y aeropuertos y aduanas, por lo que avisa a los clientes de aquellos aspectos que ha considerado claves para su mercancía.

Se trata de un ejemplo de cómo el Big Data y el Software de gestión contribuyen a aportar valor añadido a los clientes, ya que este tipo de sistemas acortan los plazos de entrega y fomentan la resolución de posibles problemas con la mercancía y la toma rápida de decisiones, al conocer al momento cuál es su trayectoria.

3.- Por último, la realidad aumentada o realidad virtual ha evolucionado a completos sistemas tecnológicos en 2 y 3D que permiten, no solo a toda la cadena de suministro ahorrar tiempo y dinero para testear y ensayar y ver posibles errores que se puedan corregir mucho antes de llevar un producto a su distribución e inserción dentro de la cadena logística.

Sino que, hay procesos de la propia cadena de suministro, como el envase y embalaje, en los que estas tecnologías, junto a programas JIT o Kanban, están logrando una máxima personalización del packaging para los usuarios en un tiempo récord.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies